“El blog de Julen Basagoiti. El Profesional del Siglo XXI. Liderar. Compartir. Aprender. Vivir. ¡Otro tipo de empresa es posible!”

Temas

Economía
Estos son los contenidos relacionadas con este tema:


10 de Abril de 2014
Sin categoría

Hace poco leí un post sobre las causas de que las empresas españolas no contraten personas mayores de 45 años. Daba una serie de razones, pero no decía una, que en mi opinión, era la más importante: las empresas españolas son, siendo generosos en la apreciación, mediocres.

El domingo pasado hice 44 años. Quizás ello me haga estar especialmente sensible ante este problema.

Si una empresa encuentra que le es más interesante cambiar a un profesional con experiencia por uno junior, porque su coste es menor, quiere decir que, con total seguridad, vende un producto o servicio de bajo valor añadido, con lo que su futuro va a estar condicionado a una batalla continua y dura sobre un número cada vez más alto de competidores (por no existir barreras de entrada).

Se ha simplificado el problema de la competitividad empresarial española a un asunto de costes laborales, cuando hay que buscarlo en unos productos o servicios que no son lo suficientemente buenos como para competir con los de los países de nuestro entorno, ni lo suficientemente baratos como para competir con los de los países emergentes, cuyos costes laborales son muy inferiores a los nuestros.

En el fútbol se ve claramente de qué va la cosa. Los equipos que tienen los mejores jugadores (y por lo tanto, los mejor pagados), son los que ganan las competiciones. Si los directivos del Real Madrid o el Barcelona aplicaran en sus clubes la misma política que aplican en sus empresas, no tendrían a Messi, Cristiano Ronaldo o Neymar en sus filas.  Se les pone los mejores entrenadores y médicos para que rindan al máximo. Y a veces, ni siquiera así se consigue ganar títulos.

Una empresa que no se preocupa de hacer una buena plantilla, formarla y reconocerla (con dinero o con otras recompensas) está destinada al “descenso” (es decir, a su desaparición). Ese es el gran drama de la economía productiva en España.

Puedes seguirnos en twitter (@jbasagoiti@BZMK).

18 de Abril de 2013
Sin categoría

Durante mi vida he visto unas cuantas industrias que no han tenido más remedio que reconvertirse. Una de ellas fue la de “Altos Hornos de Vizcaya” (AHV), empresa que hoy no existe y que fue sustituida por “Acería Compacta de Bizkaia” (ACB). Con apenas 300 personas, ACB produce más acero que AHV con miles (más de 5.000 durante la década de los 60). Ello es posible, por supuesto, por los adelantos tecnológicos.

El ajuste fue doloroso. Despidos, conflictividad social,… Son situaciones duras que ocurren en todas las industrias que tienen que someterse a un proceso de reconversión. Son situaciones desagradables, pero la realidad es tozuda y cuando no queda más remedio, hay que afrontarla de frente.

En la actualidad hay otra “industria” que necesita reconvertirse: la Administración Pública. En 1977, un ciudadano español estaba afectado por 3 tipos de gobierno: estatal, provincial y municipal. Con la aprobación de la Constitución de 1978, se le sumó el nivel autonómico. Y con la adhesión de España a la Unión Europea (la entonces conocida como CEE), se le añadió el comunitario.

El 70% de las leyes que nos afectan vienen marcadas desde Europa. Los medios tecnológicos de tratamiento de datos han evolucionado de manera bárbara. Es lógico pensar, por lo tanto, que alguno de los niveles con los que contamos hoy es totalmente prescindible (yo abogo por la supresión de las diputaciones provinciales, incluidas las forales) sin que por ello se resienta el servicio que los ciudadanos recibimos. Quienes discrepan (legítimamente) de esta opinión esgrimen la actividad realizada en el pasado por este nivel o hablan de derechos históricos. Y no dejan de tener parte de razón. Pero el pasado, pasado está. El presente es muy distinto, y el futuro lo será aún más. Y sobre los derechos, todos los trabajadores de industrias reconvertidas tenían muchos adquiridos que no sirvieron para nada ante una situación inviable.

Sin embargo, ningún partido político está por la labor (la propuesta del PSOE la considero un brindis al sol). No están dispuestos a renunciar al poder del que se han ido apropiando durante décadas. Es más fácil decir que tenemos un Estado de Bienestar que no podemos pagar, y consecuentemente, proceder a su desmantelamiento, a pesar de que ello conlleve el hundimiento y la pobreza de personas y empresas.

Pero como he dicho antes, la realidad es tozuda, y se acabará imponiendo. Eso sí, nos aguarda una agonía larga.

Puedes seguirnos en twitter (@jbasagoiti y @BZMK).

12 de Marzo de 2013
Sin categoría

Como empresario, y sobre todo, como ciudadano, espero con impaciencia el momento en el que el ciclo económico cambie de trayectoria y vuelva a la senda positiva. Solo así se conseguirá la creación de empleo y, consiguientemente, la mejora de las condiciones de vida de la población.

Tal cosa no puede ocurrir por casualidad. Hay que ir a buscarla. El Gobierno dice que está tomando las medidas necesarias para ello, pero los resultados obtenidos dicen algo bien distinto. Y hay indicadores que muestran que las cosas no van a ir a mejor.

Uno fue el del cobro de una tasa del 20% sobre los premios de las loterías superiores a 2.500 € (en vigor desde el 1 de enero de este año). Otro es el de la medida que acaba de adoptar Aena de cobrar 1 € por el uso de carros para equipajes en Barajas y en otros seis aeropuertos. Al leer la sarta de excusas utilizadas para justificar ambas medidas tengo bien claro que nuestras autoridades consideran que somos imbéciles. También tengo claro que no esperan incrementos recaudatorios por la mejora de la actividad económica.

Estas medidas son acciones desesperadas por conseguir recursos “de donde sea” (es decir, del único lugar que se pueden conseguir, que es de la cada vez más pequeña clase media). Los pobres no pueden dar algo que no tienen, y los ricos ya se han encargado de poner su dinero a buen recaudo (miles de millones de € han sido sacados de España a otros lugares más seguros).

El problema es que “la vaca da lo que da”. La cuerda se está tensando demasiado y ya empieza a dar señales de ruptura. Nos aguardan muchos meses de incremento de conflictividad. Me gustaría contar otra cosa, pero es lo que hay. Y de acuerdo a esta situación tendremos que plantearnos nuestro futuro como personas, profesionales y empresas.

Puedes seguirnos en twitter (@jbasagoiti y @BZMK).

14 de Febrero de 2013
Sin categoría

Esta anécdota me ocurrió en EGB. Estábamos jugando un partido de futbol los de la clase cuando casi metemos un gol. El portero del otro equipo, enfadado, abroncó a su defensa con una frase con la que todavía nos reímos cuando nos juntamos: “¡si entraba, era gol!” (no he puesto, por decoro, todas las palabras que dijo).

Es algo parecido a lo de Francisco González, presidente del BBVA, en las jornadas que “The Economist” ha organizado en Madrid esta semana.

“La destrucción del empleo en el sector público, si se hace bien, es destruir empleo improductivo y ésa es una condición necesaria para ser competitivos en el futuro. Queda mucho por hacer pero estamos en la buena dirección”, ha dicho. ¡Pues claro!

Preguntas: ¿está identificado cuál es el empleo improductivo en el sector público? ¿Se refiere a todas las empresas creadas para colocación de afiliados, familiares y amigos del partido en el poder, con sueldos muy superiores a los de convenio? ¿Hay estudios sobre el rendimiento real de cada trabajador público, de manera que sean los peores los que pierdan su empleo? ¿Se ha pensado en que si la mejora tecnológica supone que haga falta menos gente para hacer la misma tarea, los funcionarios sobrantes se reciclen para cubrir nuevas áreas que necesitan ser atendidas, sin necesidad de contratar nueva gente (para la que no hay dinero)?

Lo de comparar los costes laborales unitarios alemanes con los españoles estaría bien si habláramos de productos equiparables, cosa que, en general, no ocurre. Productos distintos se dirigen a mercados distintos. La pregunta es: con la capacitación profesional que hay en España, ¿en qué liga se quiere jugar? ¿En la de productos de alto valor tecnológico o en la de liderazgo en costes?

Son preguntas que nadie hace y que por lo tanto, no se responden. González, mientras, seguirá cobrando su estupendo y euro-millonario sueldo a la vez que da malos consejos a los demás.

Puedes seguirnos en twitter (@jbasagoiti y @BZMK).

8 de Febrero de 2013
Sin categoría

El dinero negro es como las meigas: nadie las ha visto pero, haberlas, haylas. Presuntamente se usa en los negocios, en la política o en los deportes.

Lo que todo este reguero de noticias que vemos a diario pone de manifiesto es que en las clases dirigentes, sean del ámbito que sean, hay una tentación grandísima por buscar atajos, que a menudo son ilegales, para obtener recompensas rápidas. La avaricia y/o el cortoplacismo están detrás de estos comportamientos.

Y lo que se pone de manifiesto también es que si en las empresas no hay una cultura de hacer bien las cosas, los atajos no valen para nada. Si se demuestra que es verdad lo que se publica sobre la Real Sociedad (presuntas prácticas de doping y pagos de primas a terceros), veremos que no le sirvió para gran cosa, ya que acabó descendiendo a segunda división, donde pasó tres largas temporadas antes de volver a primera. Lo mismo se puede decir de gigantes como Emron u Olympus. Todas las trampas del mundo no sirvieron para impedir que la verdad aflorara (la primera incluso llegó a desaparecer).

Por eso, en un país donde hay un nivel aceptable de profesionales (yo diría que incluso tirando a bueno), el papel de la Alta Dirección es fundamental. Las organizaciones deben ser Proyectos pensados para el largo plazo, donde las personas que las integran puedan desarrollarse tanto en el plano personal como profesional con el objetivo de atender, de manera excelente, una demanda o necesidad no satisfecha. El beneficio acaba llegando y suele ser estable y duradero en el tiempo. Y con un reparto más justo de la riqueza llega la paz social, que puedo aseguraros que es uno de los mayores tesoros que tenemos.

El cambio de tendencia llegará. Probablemente por las malas, ya que no veo mucha voluntad de enmienda en quienes nos han traído a esta depresión (de momento están en la fase de “palabrería” y “a ver si pasa esta tormenta”). Pero 6 millones de parados (cifra que se incrementará) y una indignación social altísima acabarán por poner las cosas en su sitio.

Puedes seguirnos en twitter (@jbasagoiti y @BZMK).

bzmk
info@bzmk-consulting.com
c/ Alameda San Mamés nº 43 bis 3º Dpto. 4
Bilbao 48010
Spain
Teléfono: +34.94.6409505
skype: BZMK.Bilbao